lunes, 23 de enero de 2017

DÉCIMO ANIVERSARIO DEL MUSEO: ACTO CONMEMORATIVO

Imágenes del acto conmemorativo de los diez años del Museo.

 


 Más imágenes del acto en blog: El coro de los grillos

DÉCIMO ANIVERSARIO DEL MUSEO: EXPOSICIÓN TEMPORAL

Fernando Moreno Márquez.  
Retratos de un tiempo desolado

Del 22 de enero al 5 de marzo
Galería alta del Museo


Imágenes de la inauguración de la exposición:
 
 




































Cuando nace el pintor, España se debate entre la profunda meditación esencialista, que mueve a la Generación del 98, y el nuevo espíritu crítico y científico del siglo XX. Mientras, en Extremadura, se advierte una preocupación por los temas y la problemática regional, que impregna las iniciativas culturales de las dos primeras décadas.

Es un momento en el que artistas como Eugenio Hermoso o Adelardo Covarsí encabezan una producción de carácter costumbrista, arraigada en el paisaje y las gentes de Extremadura. Una obra que, asumiendo la tradición realista decimonónica y el contacto con ciertas vanguardias, se expresa como pintura regionalista cargada de visiones muchas veces folcloristas y estereotipadas, pero de una gran belleza plástica y colorista.

En este ambiente pictórico hemos de contemplar la obra de Moreno Márquez, que aporta a su obra la excelente factura, que se advierte en la calidad del dibujo y la calidez del color.

Fernando Moreno Márquez (Zafra 1897 - Madrid 1954) fue un artista nato, honrado y vocacional, que no dudó en abandonar la abogacía, a pesar de la oposición paterna y de su edad, para ingresar con veintinueve años en la academia madrileña del pintor Cecilio Plá.

Desde 1929, ya ejerce profesionalmente la pintura. Su pincel se ocupa de temas variados, bodegones o paisajes, llenos de "cálido realismo, ricos de color y seguros de factura", y de su tema preferido, el retrato de personajes conocidos, de tipos populares o de gente anónima. Expuso su obra en Madrid, Sevilla, Córdoba, Burgos, Cáceres… En esta ciudad, pasaría, entre 1946 y 1947, su mejor época retratando, por encargo, a miembros de la nobleza local. Sus retratos, sobre fondos azules, son luminosos detallistas, exquisitos...

Al decir de críticos y contemporáneos, Moreno Márquez no supo coordinar su sentido bohemio y artístico con el mercado. Menudo y afable, se dejó llevar por un sentido fatalista que mermaría sus posibilidades como artista. Quizá, su arte radique precisamente en ese desequilibrio íntimo.


Vista de la sala I
Castellano viejo. Óleo sobre lienzo.1927. Colección Martínez Moreno. Zafra

Joven pícaro y niña. Óleo sobre lienzo.1930.Colección Martínez Moreno. Zafra

La madre del pintor. Óleo sobre lienzo. 1935. Colección Martínez Moreno. Zafra
Vitrina en la sala II










































































Más imágenes del acto en blog: El coro de los grillos

lunes, 16 de enero de 2017

PARA CELEBRAR EL DÉCIMO ANIVERSARIO DEL MUSEO

Les esperamos, en la mañana del domingo 22 de enero, para celebrar los diez años del Museo Santa Clara






domingo, 15 de enero de 2017

DÉCIMO ANIVERSARIO DEL MUSEO

El próximo domingo 22 de enero el Museo Santa Clara de Zafra cumplirá diez años al servicio de la sociedad.


domingo, 1 de enero de 2017

PIEZA DEL MES / ENERO 2017






































Sacras
Plata y madera
35 x 33,5 x 3 cm
Antonio Ruiz el Mozo
Taller cordobés
1807

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra





Dentro de las reformas de la capilla mayor de Santa Clara, durante los siglos XVIII y XIX, está el encargo de un juego de sacras para el altar. Innovaciones que buscaban dar mayor fastuosidad a la imagen de Nuestra Señora del Valle, que se veneraba en el retablo mayor, y más aparato y solemnidad a la celebración de la misa conventual. 

Las sacras o tabellae secretarum, como las denomina el Misal Romano, se colocaban en el altar y asistían al celebrante para recitar las fórmulas litúrgicas, unas invariables y otras que debían de ser recitadas en voz baja, sin necesidad de acudir al Misal. 


Aunque en el siglo XVI se presentaban unidas en forma de tríptico, a partir del Concilio de Trento se separan. Las más sencillas iban impresas en papel y enmarcadas con mayor o menor lujo. Pero las había fabricadas en materiales nobles, como las que exponemos.


A la izquierda del altar, se colocaba la sacra que lleva el prólogo del Evangelio de san Juan y, a la derecha, la de las formulas del lavatorio de manos. En la que se situaba en el centro, que es de mayor tamaño y puede verse en la Sala La Piedad Nobiliaria del Museo, van las palabras de la Consagración, que debían ser pronunciadas con exactitud por el sacerdote mientras, inclinado sobre el altar, sostenía en sus manos las especies sacramentales en la patena o en el cáliz. 


Este juego de sacras, decorado con guirnaldas y rosetas alrededor de los marcos que contienen los textos, es obra del platero Antonio Ruiz el Mozo, que lo hizo en 1807. Por su ornato estas piezas se insertan en la producción neoclásica de este artífice cordobés.


















Galería alta. Hasta el 31 de enero de 2017