viernes, 6 de diciembre de 2019

NRA. SRA DE LOS REMEDIOS EN EL ALTAR MAYOR

 

La imagen de Nuestra Señora de los Remedios, recientementemente restaurada y expuesta en el Museo, ha pasado a ocupar un espacio en el altar mayor de la iglesia conventual, en tanto, se busca acomodo permanente para su veneración por los fieles.

Si de la restauración de la imagen se ocuparon graduados de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, su atavío es obra de María Camúñez y Andrés Malpica. Nuestra gratitud a ambos equipos por rescatar una imagen de honda tradición en Zafra.

De la imagen decíamos que era obra de finales del siglo XV o principios del siglo XVI y presidía su retablo situado en el brazo meridional del crucero de la antigua Colegial.

El retablo de “Los Remedios” es una pieza de traza clasicista que enmarca nueve lienzos de Zurbarán y su taller. En su única hornacina, hasta los pasados años setenta, se veneraba esta imagen que fue, entonces, retirada del culto por considerarse carente de valor artístico. Se trata, sin embargo, del icono mariano que mayor devoción concitaba en la Zafra de la Edad Moderna por su fama milagrosa. Su rostro ovalado de expresión solemne, su sonrisa intuida y sus afectuosas manos de dedos largos y delicados, nos hablan del hacer imaginero aún medievalizante.

La talla procede de la iglesia que hubo en medio de la actual plaza Grande. Dentro se encontraba el “altar de San Ildefonso”, en él que obtendría cobijo, que mantuvo en el que se instaló, décadas después, con idéntica advocación en el nuevo templo. Así refiere un inventario de 1633, realizado diez años antes de que Alonso de Salas Parra encargase el retablo zurbaranesco. Desde el siglo XVI hasta finales del XVIII, la Virgen procesionaba el Jueves Santo, enlutada, acompañando al Cristo yacente, en la comitiva penitencial de la cofradía de la Vera Cruz. Pero desde los años sesenta, despreciada, primero, e ignorada, después, ha permanecido en un almacén parroquial deteriorándose hasta que ha sido rescatada y restaurada a la espera de volver al retablo al que da nombre.

Reportaje fotográfico:

 








lunes, 2 de diciembre de 2019

PIEZA DEL MES / DICIEMBRE 2019

Adoración de los pastores
Aguafuerte y buril sobre papel verjurado
33 x 22 cm
Juan Antonio Salvador Carmona
Madrid
1772-1794
 

En Missale romanum: ex decreto Sacrosancti Concilii Tridentini restitutum Sancti Pii Papae  Quinti iussu editum, Summorum Pontificum Clementis Octaui, et Urbani itidem Octaui, auctoritate recognitum, et noui missis ex indulto apostolico hucusque concessis auctum. Matriti. Viduam, et filium Petri Marin: sumptibus Regiae Societatis 1794.

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra








































Sólo en el Evangelio de Lucas (2 8-20) se narra la visita de los pastores a Jesús recién nacido. 

José y María encinta, ya en Belén, a donde fueron a empadronarse desde Nazaret, al no encontraron posada, se cobijaron en un establo en el que, cumplido el tiempo, alumbró a un varón. 


Cerca, unos pastores recibieron la visita del «Ángel del Señor», que les anunció el nacimiento del Salvador y les sugirió que, para hallarlo, habrían de ver «un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». 


El final del pasaje evangélico, los pastores adorando al Niño Dios, es la escena mostrada en este grabado de Juan Antonio Salvador Carmona (1740-1805), que aparece ya en la primera edición del Misal Romano publicado por la Real Compañía de Impresores y Libreros de Madrid en 1776.

En la estampa, la Virgen retira delicadamente unos paños para mostrar a su Hijo. Una luz mística, que brota del Niño, inunda la escena y permite ver la admiración de los pastores, de la mujer del cántaro e, incluso, del perrillo al contemplar el prodigio. Detrás, un anciano José y, casi ocultos, la mula y el buey que según la tradición dieron calor al divino infante.


Juan Antonio, sobrino del célebre escultor Luis Salvador Carmona, escribió una autobiografía en la que comenta que se sirvió para esta composición, lo mismo que para las otras del Misal, de unas estampas grabadas en 1764 por su hermano mayor y maestro Manuel.




 







Galería alta
Del 2 al 31 de diciembre de 2019

jueves, 21 de noviembre de 2019

EXPOSICIÓN "AGUAS" DE JOAQUÍN MONTERO

La exposición "Aguas" de Joaquín Montero Cansado se inaugura el próximo viernes 29 de noviembre de 2019 a las 19:30 h. y permanecerá abierta hasta el domingo 12 de enero de 2020 en la galería alta del Museo.




Preámbulo 
AGUAS de Joaquín Montero.
A imagen del verbo divino, somos palabra y, como tal, un entramado de metáforas. Con ellas codificamos nuestro universo cotidiano y lo hacemos manejable. De ellas aprendemos, por ejemplo, que los ojos son luceros, que el tiempo es oro, o que nuestras vidas son ríos.
Son las metáforas las que hacen posible la creación artística, como en el lenguaje de la pintura o el lenguaje de la poesía. Pero mientras que nuestras metáforas cotidianas no necesitan interpretación, el lenguaje del pintor, como el lenguaje del poeta, desafía la universalidad de nuestro entendimiento y nos desconcierta no tener las herramientas para descifrarlo.
…Hasta que aprendemos que el artista no aspira a ser interpretado, sino contemplado.
Pero si el artista quisiera esconderse en su obra más que revelarse, Joaquín Montero habría fracasado en el empeño. Su ingenioso disfraz, sus quince metáforas del ser agua, no consiguen ocultar al artista, por mucho que el artista quiera distraernos en la contemplación de la forma y el color.
Un día me atreví a preguntarle si sus aguas eran río o eran mar. Intuí que estaba mirando a un microcosmos, no a un mar rompiendo contra las rocas, o un mar de tormenta, sino a la mirada magnificada del agua de un río sorteando su cauce; un agua mansa que mirada muy de cerca, capturada en quince instantes, se agita como un mar embravecido. Efectivamente, sus aguas son río. Un río que anhela la bravura del mar para encontrar descanso en su rugido.
Este río no es la manida metáfora de nuestras vidas. No es tampoco un río de aguas turbulentas y emociones a flor de piel. Es la metáfora de un río interior, oculto a la vista de quienes lo contemplan en los remansos de su cauce. Una abstracción que sólo la poesía o la pintura podrían contar.
…Y es que, cuando la poesía se materializa, se convierte en cuadro. O en quince.

Antonio Gragera

Joaquín Montero Cansado
Nació en Zafra (Badajoz) en 1974.
Cursó Bachillerato artístico en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficio Artísticos de Mérida.
Se licenció en Bellas Artes, en la especialidad de pintura, en la Facultad de Bellas Artes “Santa Isabel de Hungría” de Sevilla, donde finalizó el Doctorado.
Fue colaborador Honorario en la asignatura de Paisaje en la misma facultad dónde estudió. Actualmente es profesor del I.E.S. DR. Fernández Santana de los Santos de Maimona en Badajoz.
La trayectoria de sus exposiciones es amplia y variada.
Participó durante varios años en la exposición conjunta de “Jóvenes artistas de Zafra” y en varias muestras de artistas locales. Ha participado también en varias exposiciones colectivas en distintos puntos de España como en Sevilla, Fregenal de la Sierra y Segovia. Destacando la del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla y la de Pintores pensionados del Palacio de Quintanar en el Torreón de Lozolla de Segovia, donde fue becado.
A nivel individual destacar varias exposiciones en la Caja de Badajoz en Santa Marina de Zafra y la participación en la Expocomarca Badajoz “Zafra-Río Bodión” de la Diputación de Badajoz, entre otras.
Son numerosas  las menciones obtenidas a lo largo de estos años, obteniendo varios premios como el conseguido en el III Concurso de Poesía Experimental, organizado por la Diputación de Badajoz y   en el  lll y lV Certamen de Pintura en “JAURENA ART” en Hospitalet de Llobregat en Barcelona.
Premio en el V Concurso Nacional de Pintura Rápida al aire libre “Francisco de Zurbarán” en Fuente de Cantos en Badajoz.
Premio en el I Certamen de bienal de Pintura y Fotografía “Paco Luna” y en la III bienal de pintura “Javier Carretero” de Zafra.
Premio en “Pintor García Jaén” en Algeciras, Cádiz.
Finalista y Mención especial en XII Premio Internacional de Pintura “Eugenio Hermoso”de Fregenal de la Sierra, Badajoz y en el VI Premio Nacional de Pintura “Nicolás Mejías” de Fuente de Cantos, Badajoz.
Premio en la Feria Internacional Ganadera de Zafra.
Sus obras han sido seleccionadas en diferentes concursos como:
X Premio de Pintura Ciudad de las Palmas de Gran Canarias.
IX Premio Nacional de Pintura “Nicolás Mejías” de Fuente de Cantos, Badajoz.
III Certamen de Pintura “Grúas Lozano” de Sevilla.
XXII Certamen de Minicuadros en Huestes de Cadí, Elda.
I Premio Pintura “Forum Arte Sevilla” de Sevilla.
II Concurso de Grabados “Castillo de Alcalá de Guadaira” en Sevilla.
VI Premio Nacional de Artes Plásticas de la Universidad de Sevilla.
Las adquisiciones de sus obras más importantes han sido:
Obra Gráfica. Facultad de Bellas Artes “SANTA ISABEL DE HUNGRÍA” de Sevilla.
Obra subastada “BECAS CASTELLANA DE PINTURA” de Madrid.
Obra Pictórica “BECAS DE PINTORES PENSIONADOS DEL PALACIO DE QUINTANAR” de Segovia.
Poesía Experimental “DIPUTACIÓN DE BADAJOZ” de Badajoz.





martes, 5 de noviembre de 2019

DONACIÓN AL MUSEO DE LOS AMPZ

La noticia tal cual en la prensa digital: https://zafra.hoy.es/asociacion-amigos-museo-20191103135024-nt.html


Patrimonio local

La Asociación de Amigos del Museo ha donado dos grabados del tercer Duque de Feria al Museo de Santa Clara

Uno de los grabados adquiridos por la asociación /Cedida


Uno de los grabados adquiridos por la asociación / Cedida

Los consiguió en el Mercado de Antigüedades, datan del siglo XIX, el pintor español José de Madrazo los dibujó y fueron traspasados por el grabador francés Pierre-Jules Jollivet en la Real Empresa de Litografía de Madrid






ANA MAGRO

La Asociación de Amigos del Museo y del Patrimonio de Zafra compró hace unos meses en el Mercado de Antigüedades dos grabados del siglo XIX, concretamente del año 1826, que se imprimieron en la Real Empresa de Litografía de Madrid. Ambas piezas han sido donadas al Museo de Santa Clara
El director de este museo, Juan Carlos Rubio, ha explicado la importancia e interés que estas piezas tienen para la ciudad, y es que en ambos se representa al tercer Duque de Feria, uno de los grandes generales de la Guerra de los 30 Años. En concreto se representa al duque 'Socorriendo una plaza' y 'Ganando por asalto la Plaza de Reynfelt'.
En Madrid, durante la época de Felipe IV, en el Palacio del Buen Retiro, existía un Salón de Reinos (el Salón del Trono). En esa estancia estaban representadas una serie de batallas, muy importantes de la época de Felipe III y Felipe IV. En tres de los 20 cuadros que allí se exponían, estaba representado el tercer duque de Feria, del que se representaron tres grandes batallas del siglo XIX.
El pintor español José de Madrazo los dibujó y fueron traspasados por un grabador francés, Pierre-Jules Jollivet a la imprenta. De ahí salió una colección de la que se conservan muy pocos ejemplares, algunos están en la Biblioteca Nacional y algunos en el Museo del Prado.



El segundo de los grabados adquiridos
El segundo de los grabados adquiridos / Cedido
En el Mercado de Antigüedades, la Asociación de Amigos del Museo consiguió dos ejemplares, «falta un tercero –dice Rubio, pero esperemos que algún día llegue a formar parte de la colección artística del Museo de Santa Clara».
Estos dos grabados tienen unas dimensiones de 40 x 20 centímetros. El director del museo asegura que tienen una calidad «excepcional», y destaca la importancia que tiene esta adquisición para la ciudad, no sólo porque quien hasta allí se acerque va a conocer estas obras de arte y su vinculación con otras pinturas, «con ellos también se pone de manifiesto el interés de la Asociación de Amigos del Museo y del Patrimonio por el patrimonio local y por incrementarlo», indica Juan Carlos Rubio, quien pone en valor además el gran esfuerzo realizado por esta asociación para adquirir estas obras que han donado al museo. «No debemos hablar de valor material, si no histórico y cultural. La asociación ha traído a Zafra dos piezas de un gran personaje que vivió temporadas en Zafra y fue fundamental para la ciudad, sus donaciones de obras de arte fueron importantes, así como lo fue su preocupación por culminar la obra del mecenazgo de la Casa de Feria», asegura.
Está previsto que en las próximas semanas se inaugure una exposición dedicada al tercer duque de Feria, en la que se podrán contemplar estos dos nuevos grabados, otros que se guarda otro grabado en depósito, fotografías y otras reproducciones de cuadros.