viernes, 10 de noviembre de 2017

MUSEOS DE ESPIRITUALIDAD Y MUSEOLOGÍA EN EXTREMADURA:UNOS ESPACIOS INTERDISCIPLINARES





Con motivo del décimo aniversario del Museo Santa Clara, y en colaboración con el Centro de Profesores y Recursos de Zafra, hemos organizado unas Jornadas de Museología dirigidas al Voluntariado Cultural y al profesorado de la ciudad y su entorno. 
Estas Jornadas se van a centrar en una presentación de la nueva tendencia en museología que trata de anclar las colecciones de arte religioso en una reflexión social y estudiar este fenómeno en la museología hispana e ibérica. Por otro lado, se hará una revisión de los museos de arte religioso en Extremadura y una reflexión sobre su conversión en museos de espiritualidad. Se expondrán dos ejemplos precisos en Extremadura: el Museo Pérez Comentador-Leroux y el Catedralicio de Badajoz. 

Las Jornadas se desarrollarán en el Salón-capilla del Parador “Duques de Feria” y en el propio Museo:
 

NUEVO HORARIO:

VIERNES 17 DE NOVIEMBRE
«Museos de espiritualidad», a cargo de Dª Elena Pol Méndez, Directora de Interpretart, y Dr. D. Mikel Asensio Brouard, Profesor de la Universidad Autónoma de Madrid.
Salón-capilla del Parador “Duques de Feria”. 19:00 h.
 

JUEVES 30 DE NOVIEMBRE
«Museos de espiritualidad: una mirada desde Extremadura», a cargo de la Drª. Dª. Pilar Caldera de Castro, Conservadora del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, y de D. Juan Román, Director del Museo Catedralicio de Badajoz.
Salón-capilla del Parador “Duques de Feria”. 19:00 h.
 

SÁBADO 2 DE DICIEMBRE
«El Museo Pérez Comendador y su colección de imaginería religiosa del siglo XX», a cargo de  D. César Velasco Morillo, Director del Museo Pérez Comendador-Leroux de Hervás. Que se completará con la intervención lúdico-musical «Quedamos con La Karamba» de este grupo de Hervás.
Museo Santa Clara. 11:30 h.


ENTRADA LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO




Díptico del CPR para el profesorado:




jueves, 9 de noviembre de 2017

CORO SILENTIVM / ENSAYO ABIERTO






CORO SILENTIVM
11 y 18 de noviembre de 2017
18:30 -20:30
Capilla conventual




Silentivm es un coro de voces iguales creado en 2015 por iniciativa de su directora Toni Porras.

Está formando por un grupo heterogéneo de voces femeninas.Sus componentes comparten el amor y el entusiasmo hacia la música vocal.

Su repertorio es muy variado: abarca desde obras tradicionales y populares tanto nacionales como internacionales pasando por obras cultas sacras y profanas hasta canciones modernas actuales.

Su primera actuación fue en Zafra (Badajoz) durante la entrega de los X Premios Dulce Chacón 2015.

Durante dos sábados seguidos, 11 y 18 de noviembre próximos, Silentivm nos ofrecerá una nueva experiencia musical: ensayos abiertos en el Museo. Con ellos quiere acercarse, darse a conocer e interconectar con el público en una modalidad de concierto más distendida.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

PIEZA DEL MES / NOVIEMBRE 2017








































Matrices de sellos de pan y repostería
Madera
5 cm Ø x 2.5 cm
6.5 x 4 x 1.5 cm
Siglos XVII-XVIII

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra


En el pasado el pan o la repostería se elaboraban en las casas y, después, se llevaban a los hornos públicos. Para evitar que las masas se confundieran tras su cocción, se acostumbraba desde la antigüedad a marcarlas con sellos de metal, cerámica o madera.


Esta práctica del sellado se empleaba también en los conventos, pues hasta el siglo XIX se permitía a algunas monjas seguir la llamada “vida particular” y disponer de celdas propias, ciertas ventajas alimenticias e, incluso, tener servidumbre. Como el horno era común para toda la comunidad, el uso de sellos se volvió necesario.


De las dos matrices expuestas, la romboidal está incompleta al faltarle el mango. En el campo, llevaba la cruz de la Orden de Santiago, sobre la que se grabó después una tosca cruz patada. En la orla, invertido para que al sellar la masa lo viésemos al derecho, lleva el lema latino «SI DEVS/ PRO NOBIS/ QVIS CON/TRA NOS», que puede traducirse como «si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros?», tomada de la Epístola a los Romanos (8,31) de San Pablo.


La otra matriz es cilíndrica y tiene las dos caras labradas. Se usaría probablemente para marcar galletas o pastillas, como se denominaban algunos tipos de repostería del pasado. En el anverso, el campo trae un corazón y una llave y, en la orla, la sentencia «ABRE Y VERAS LA VERDAD». Presentada como un jeroglífico, podría interpretarse como con esta llave (la fe) abre tu corazón y verás la verdad (Cristo). En el reverso, se muestra una cruz de ocho puntas o de San Juan, también conocida como cruz de Malta.






Hasta el 30 de noviembre de 2017
Galería del Museo


jueves, 19 de octubre de 2017

EXPOSICIÓN TEMPORAL: LA EMBAJADA A PERSIA DE DON GARCÍA DE SILVA Y FIGUEROA (1614-1624)



































 

 

Prorrogada hasta el próximo 26 de noviembre



DON GARCÍA DE SILVA Y FIGUEROA
Hijo de Lorenzo Suárez de Figueroa, descendiente directo de don García de Toledo, hermano del tercer conde de Feria, y María de Silva, hidalga de la vecina localidad de Medina de las Torres, donde verá la luz en abril de 1548. Aunque al poco tiempo morará en Zafra.
En la capital del Estado de Feria discurrió la primera mitad de su vida, no en vano buena parte de los bienes familiares radicaban en ella. Patrimonio que bajo la forma de mayorazgo pasó a administrar como varón primogénito. Lo que no le aseguró su futuro, pues sobre el mismo pesaban demasiadas cargas.
Precaria situación que trató de conjurar apelando a los apellidos familiares como forma de obtener la ansiada ayuda de los titulares del Ducado de Feria. Así, en distintos momentos, se intitulará García de Toledo, Lorenzo Suárez de Silva o García de Silva.
Al final sus esperanzas fueron colmadas, iniciando una carrera política al servicio de la Monarquía. En efecto, en 1595 será nombrado corregidor y justicia mayor de Jaén y Andújar. Seis años después lo sería de Toro; y en 1607, de Badajoz. Y el que fuera el cargo más importante de su vida: embajador de Felipe III ante el sha de Persia en 1614.


LA EMBAJADA A PERSIA
Felipe III retomó la idea de su padre de buscar un aliado que sirviera para abrir un nuevo frente militar en la lucha contra el Imperio Turco, detrayendo fuerzas del ámbito del Mediterráneo. A tal fin se volvió a pensar en el Reino de Persia.
Varias fueron las embajadas que se organizaron, pero ninguna obtuvo el resultado apetecido. La que iba a encabezar Don García en 1614 tampoco auguraba buenas perspectivas, pero aun así se acometió.
Don García partió de Madrid, camino de Lisboa, en febrero de 1614, desde donde se haría a la mar dos meses después. La travesía rodeó toda África para arribar a Goa, posesión portuguesa en la India. Las autoridades de este enclave opusieron diversos obstáculos para la continuación del viaje, motivo por el cual no se reemprendería hasta el mes de marzo de 1617 con destino a Ormuz, para a continuación arribar en tierra persa.
Tras largas y agotadoras jornadas Don García tuvo su primera entrevista con el sha Abbas en junio de 1618 en Qasvin. El encuentro nada produjo, quedando pospuestas las cuestiones diplomáticas para otro que debería celebrarse en Isfahán. Este se demoró hasta el verano del año siguiente. 
Aunque el resultado de la legación no deparó ningún acuerdo, el viaje permitió al culto Don García adentrarse en un mundo exótico, por extraño, y plasmarlo en sus maravillosos Comentarios (basta leer la descripción de la antigua Persépolis). También nos ha llegado un documento excepcional de la embajada, el Libro Diario de Gastos, años 1619-1620, que podemos apreciar en esta exposición.
Tras muchas dificultades, Don García consiguió emprender el camino de retorno en febrero de 1624. Pero no pudo concluir su misión, pues falleció el 22 de julio, a algo más de cien leguas de las islas de Flores y Corvo, enfermo del ‘mal de Loanda’ (escorbuto). 


EL LEGADO DEL EMBAJADOR
Don García fue un hombre concienzudo, metódico y celoso de sus intereses. Debió llevar un control de sus gastos originados en la embajada así como de las partidas de ingreso que le correspondían. Unas cuentas que a la postre le sirvieron para dictaminar sus últimas voluntades.
No podemos conocer todas y cada una de las mandas que plasmó en su testamento, pues solo nos ha llegado una hoja del mismo (la que se puede observar en la exposición). Lo que sí conocemos es que la mayor parte de los enseres que poseía cuando finó fueron vendidos en almoneda para con su resultado satisfacer sus voluntades.
Uno de los beneficiarios fue el Convento de San Benito, ya que en su iglesia se encontraba la capilla y entierro de su familia. Mandó que se entregasen piezas de platas, se comprasen ornamentos y se costearan una serie de obras para dejarla bien aderezada.
El Convento de Santa Clara fue agraciado con una lámpara de plata, la que debía colocarse delante de la imagen de Nuestra Señora del Valle situada en encima de la puerta de la iglesia.
Pero sería la Cofradía de la Caridad la que recibiría el grueso del legado para ayudar a cumplir sus fines. Erigida en 1528 por deseo de don Lorenzo Suárez de Figueroa, tercer conde Feria, y doña Catalina Fernández de Córdoba, su esposa y marquesa de Priego, tenía como misión ofrecer alivio a los pobres de la villa y a los presos más necesitados. Tuvo su sede inicial en el Hospital de San Miguel, trasladándose a partir de la segunda mitad del siglo XVI al Hospital de Santiago.


Díptico:
















Galería alta
Del 19 de octubre al 26 de noviembre
En el horario habitual del Museo