sábado, 6 de mayo de 2017

DONACIÓN AL MUSEO



Hoy, sábado 6 de mayo, el Museo Santa Clara ha recibido una importante donación de la familia Álvarez Bustamante.

La pieza más importante es el manuscrito titulado “Protocolo General de toda la Hacienda, que al presente tiene este convento de la Cruz de Cristo de esta villa de Zafra…”. Un libro encuadernado en madera encorada con cierres de bronce, que consta de 1.908 páginas numeradas, más índices y dos hojas miniadas en su inicio. Está fechado en 1746.

Así mismo, la donación incluyó tres documentos sueltos: el “Título de Provisor de Causas y del Número a favor de D. Matías Sánchez Bolaños”, 1807;  una "Carta del Convento de la Cruz al Definitorio", 1830; y una nota del "Arrendamiento de la tierra del Valle del Monje", 1827.

Desde el Museo Santa Clara agradecemos a la familia, especialmente a María José y Guadalupe Álvarez Bustamante, su generosidad al compartir con la ciudad de Zafra estas piezas documentales que su familia ha conservado durante décadas y desean compartir con sus conciudadanos a través del Museo.

 

MENCIÓN HONORIFICA AL MUSEO (II)



Anoche en Las Tenerías, donde el Museo recibió una mención honorífica por sus diez años de trayectoria pública. 
Desde aquí nuestro agradecimiento a los Coros y Danzas El Castellar de Zafra. 
Fotos de Mendez Zama



viernes, 5 de mayo de 2017

MENCIÓN HONORÍFICA AL MUSEO (I)

El Museo Santa Clara recibe una mención honorífica, por sus diez años al servicio de Zafra, de manos de los Coros y Danzas El Castellar.

La entrega tendrá lugar hoy, 5 de mayo, dentro de sus ya tradicionales Juegos Florales de la Poesía, dedicados a "Dulce Chacón". 

Este año se celebran en el Teatro de Zafra. Salón Tenerías, 20:00 horas.

lunes, 1 de mayo de 2017

PIEZA DEL MES / MAYO 2017

 






CRUZ DE LOS EVANGELISTAS
Madera, metal y cristal
48.5 x 31.5 x 1.2 cm
Siglo XVII
Monasterio de Santa María del Valle, Zafra




Esta sencilla cruz relicario, que lleva inscritos los nombres de los cuatro evangelistas con un punteado metálico sobre la madera, nos recuerda que la cruz es uno de los símbolos más antiguos y difundidos de Oriente a Occidente, aunque con significaciones diversas según las culturas: numerológicas, de oposición entre la tierra y el cielo, de encrucijada entre la vida y la muerte o de espejo del fuego o del sol.

Será con el cristianismo cuando la cruz adquiera nuevos significados al convertirse en símbolo de la pasión de Cristo, de su victoria sobre la muerte y de la redención del género humano. 

Los primeros cristianos, dado su uso patibulario entonces, tenían cierta aversión a representarla, pero no a signarse y venerarla. De ahí cobra sentido el episodio del hallazgo o «Invención de la Santa Cruz», que La Leyenda Dorada atribuye a Santa Elena, madre del emperador Constantino. 


El descubrimiento en Jerusalén de la Vera o Verdadera Cruz, bajo un templo levantado a Venus por el emperador Adriano sobre el Gólgota, lo sitúa la tradición hacia el año 325 y la Iglesia lo celebra el 3 de mayo. 


Es la Fiesta de las Cruces o de La Cruz de Mayo, en la que se quiere ver resquicios de ritos paganos ancestrales. 


En Extremadura se celebra con intensidad en la villa de Feria. En secreto, los vecinos visten habitaciones-santuario con tules, gasas y rasos, donde exponen sus cruces abrazadas por laboriosas coronas de flores de talco y papel. Suntuosos árboles crucíferos que procesionarán sobre sus hombros en un colorido desfile callejero. 


Y al anochecer, en la plazuela, el auto sacramental La Entrega escenificará la milagrosa develación de la Santa Cruz.