viernes, 1 de septiembre de 2017

PIEZA DEL MES / SEPTIEMBRE 2017








































Dolores de la Virgen
Plata en su color
15.5 x 29.6 cm
Siglo XIX

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra



En las iglesias y ermitas españolas es frecuente ver imágenes marianas con un corazón traspasado por siete espadas o una sola clavada en su pecho. Atributos iconográficos que distinguen a la Virgen de los Dolores, de la Soledad o de las Siete Espadas, cuya festividad -con mucho arraigo en nuestro país- se celebra el 15 de septiembre.


El origen de la advocación lo encontramos en el pasaje evangélico de la profecía de Simeón: en el versículo de la Presentación de Jesús niño en el Templo, cuando el anciano sacerdote predice a su Madre que, por su causa, «una espada te atravesará el alma» (Luc. 2: 35).


La devoción a los Dolores de la Virgen surge en el Medievo. Al principio, la lista solo incluía cinco, pero por equilibrio con los Siete Gozos de Nuestra Señora acabaron siendo tres relacionados con la Infancia y cuatro con la Pasión de Cristo: 1. La Profecía de Simeón; 2. La Huida a Egipto; 3. Jesús perdido y hallado en el Templo; 4. El Encuentro en la calle de la Amargura; 5. La Crucifixión; 6. El Descendimiento de la Cruz y 7. El Santo Entierro.


A finales del siglo XV, en la ciudad flamenca de Brujas se llegarán a fundar una cofradía y un convento a ellos consagrados. Y en Amberes se imprimirá en 1509 un grabado con la representación primera de las siete espadas dispuestas alrededor del pecho de la Virgen. Una iconografía patética que caló hondamente en la piedad popular, extendiéndose con rapidez por el Occidente europeo.


Con el tiempo, y sobre todo en las tallas vestideras, las espadas se colocaron clavadas, ahora, en un corazón, generalmente de metal, y dispuestas bien de forma radial o agrupadas tres a un lado y cuatro a otro.



 







Galería alta del Museo
Del 1 al 30 de septiembre de 2017

jueves, 24 de agosto de 2017

Donación al Museo: Una "Vista de Zafra" de Pedro Castaño

En la mañana de ayer, miércoles 23 de agosto de 2017, el pintor Pedro Castaño Gallardo hizo entrega al Museo Santa Clara de su obra "Vista de Zafra" para que forme parte de su colección artística.
Desde aquí queremos reiterar nuestra gratitud por haber pensado en nuestro museo como depositario de una de sus obras.


 
Nota de prensa:  
La concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Zafra, Rosa Monreal, y elnpdonacionsantaclara director del Museo de Santa Clara, Juan Carlos Rubio, han recibido la pintura ‘Vista de Zafra’ donada por el autor Pedro Castaño.

Rosa Monreal se sintió agradecida porque este importante pintor de relevancia internacional se haya fijado en nuestra ciudad para plasmarla en un cuadro que posteriormente ha donado al Museo de Santa Clara.

Juan Carlos Rubio, director del museo, ha señalado que la obra podrá contemplarse próximamente, o bien en una exposición única temporal dedicada a esta pintura, o en una exposición a finales de año con motivo de las donaciones al museo en sus 10 años de trayectoria.

Pedro Castaño cuenta con una larga trayectoria como pintor en Cataluña aunque es natural de Hornachos. La obra en cuestión, con unas dimensiones de 81 x 100,  está hecha con una carga matérica húmedo sobre húmedo con trazos simples ya que es una pintura rápida tipo neoimpresionista.

Castaño ha explicado que su idea nació tras visitar hace tres años la Feria Internacional Ganadera y quedar asombrado por los juegos de sombras que ofrece la ciudad. Además ha querido señalar que actualmente está dedicado a resaltar los pueblos marrones como Jerez de los Caballeros, Hornachos o Zafra, y que va a luchar por el arte en Extremadura. 


Véase en: 
http://zafra.es/index.php/notas-de-prensa/notas-de-prensa/2355-el-museo-de-santa-clara-recibe-una-obra-del-pintor-pedro-castano

 




Nota de prensa:
Con la presencia de la Concejala de Cultura del Ayuntamiento de Zafra, Rosa Maria Monreal y el Director del Museo de Santa Clara, Juan Carlos Rubio, el pintor hornachego Pedro Castaño Gallardo, acompañado de familiares y amigos, ha realizado esta mañana la donación de una de sus obras a este Museo que se encuentra ubicado en el Convento de las Clarisas. Se trata de una obra pictórica donde este artista representa una vista de la ciudad desde el Palacio Ducal o Parador de Turismo.Es una pintura heredera del impresionismo donde de nuevo se pone de manifiesto su maestría, tiene unas medidas de 81 x 100 y de momento se podrá admirar de forma temporal en el Museo, aunque en palabras del Director del mismo, esta podría formar parte de una exposición mucho más ambiciosa sobre los 10 años de este espacio artistico. Pedro Castaño con esta donación, ha querido homenajear a sus padres "por todo lo que representaba para ellos la ciudad de Zafra".

Véase en:  
https://www.facebook.com/groups/620722111308965/permalink/1408947549153080/?pnref=story



 
Para conocer al artista un poco más, vea:
https://www.facebook.com/pcastanogallardo
http://www.artistasdelatierra.com/artistas/artpedro/biografia.html
https://www.extremadura.com/social/profile/2241
https://artpedro.artelista.com/





martes, 8 de agosto de 2017

lunes, 3 de julio de 2017

SEXTA CAMPAÑA DE VERANO DE RESTAURACIÓN

Hoy, lunes 3 de julio, ha comenzado la sexta Campaña de Verano de Restauración en el Museo Santa Clara




sábado, 1 de julio de 2017

PIEZA DEL MES / JULIO-AGOSTO 2017







































Tintero y salvadera
Loza vidriada y pintada
6 x 9.5 Ø cm y 5.8 x 9.3 Ø cm
¿Alfar de Manises?
Siglo XVIII

Monasterio de Santa María del Valle, Zafra



Definía Covarrubias (1611) el escritorio como «el caxón donde están los papeles y escrituras», pero también como «la estancia o aposento del escribano, a donde escribe y despacha». Para el «recado de escribir», en uno u otro, el tintero y la salvadera eran imprescindibles. 


Se trata de unas piezas muy variadas en cuanto a forma, estilo o materiales. Las hay de forma cúbica, prismática, esferoide…, de líneas sencillas o recargadas, y hechas en plata, vidrio, hueso o de cerámica, como las expuestas.


El tintero, el vaso para la tinta, es de forma octogonal con bordes moldurados, pero se advierte la ausencia del pocillo que la recogía. Su ornamentación es sobria: sobre el vidriado blanco estannífero de fondo destaca el azul cobalto de las guirnaldas con flores a trechos y de las líneas que la enmarcan. Se usaba, también, como portaplumas al disponer de cuatro boquillas en la parte superior donde reposarlas. 


El otro vaso, la salvadera o arenero, parejo en forma y ornamentación con el tintero, está cerrado excepto por unos agujerillos en el centro remetido de su parte superior. Servía para contener la arenilla, un tipo de arena muy fina ordinariamente de hierro magnético, que se echaba sobre lo que se había escrito, a fin de enjugar la tinta y no se borrase.


Ambas piezas puede que hayan sido elaboradas en algún taller de loza de Manises (Valencia) a finales del siglo XVIII o quizá a principios del XIX. Habrían llegado a Zafra a través de sus ferias y mercados, para servir en el escritorio de la celda abacial.




















Galería alta del Museo
Hasta el 31 de agosto de 2017

martes, 20 de junio de 2017

CONCIERTO POLIFÓNICO

DE LA LUNA AL FUEGO
Concierto de música polifónica en el Museo Santa Clara.
Domingo 25 de junio, 20:30 h. Capilla conventual.



Segunda Jornada

Si desean conocer el autor del templete del Corpus, una de las obras excelsas de la platería de nuestra ciudad, no se pierdan la conferencia de hoy martes 20 de junio. Les esperamos en el Salón-capilla del Parador a las 21:00 h.





Imágenes de la primera Jornada



 Anoche en el Parador de Zafra. Dos imágenes de la primera de las conferencias de las XVIII Jornadas de Historia de Zafra y el Estado de Feria



jueves, 1 de junio de 2017

PIEZA DEL MES / JUNIO 2017




LIBRO BECERRO DEL CONVENTO DE LA CRUZ
Papel, tintas, madera, cuero y metal
34 x 27 x 16 cm
Francisco Andrés de Rojas
1746
 

Museo Santa Clara, Zafra



El convento de la Cruz de Cristo se inició en 1511 como un beaterio, que observaba la Tercera Regla Franciscana. Situado en la calle Ancha, hasta 1536 no se convirtió en convento. 


Allí permanecerá hasta 1600, en que se traslada a la casa que había sido de Don García de Toledo, hermano del III Conde de Feria. Levantada en la plazuela del Pilar Redondo, era la mejor casa de Zafra: tenía unas sesenta estancias, patio, huerta, estanque, arboleda y poseía el privilegio de una tribuna a la parroquia. 


En 1746, su abadesa mandó escribir este Libro Becerro o «Protocolo General de toda la Hacienda», para registrar todas las propiedades que  sostenían a la comunidad. Aunque por ser tardío va manuscrito en papel, lleva tapas encoradas y cierres de bronce. 

                           
Al comienzo, tras el índice alfabético, van dos folios miniados, cuyas caras se enmarcan con una cenefa dorada, sobre la que campan roleos y flores. En la primera, también sobre fondo dorado, aparecen San Francisco y Santa Isabel sustentando un medallón con los emblemas franciscanos: los brazos cruzados de Cristo y Francisco y las cinco llagas; y, en la orla, la leyenda versificada: «Si el Árbol nos captivó/ De la Cruz nos Redimió/ Viba Cruz que tanto Obró/ Y tan Grande bien nos dio». Cuentan estos folios los primeros años de la comunidad, para concluir con un soneto de Don Pedro de Espinosa al propio libro. 


Fue escrito e iluminado por Francisco Andrés de Rojas Guerrero, a la sazón boticario zafrense, que puso su nombre latino rodeando la letra capital primera, para reservar la tercera a los de la abadesa y el mayordomo del convento. 




















Donación de la Familia Álvarez Bustamante al Museo en mayo de 2017

Galería alta del Museo
Hasta el 30 de junio de 2017


miércoles, 31 de mayo de 2017

EXPOSICIÓN TEMPORAL: MARIA MUSEUM VISITAT


 












Si te preguntas como nacieron las Vírgenes Guapas trataré de brindarte una explicación somera: todo comenzó hace unos 11 años ante la necesidad de felicitar por Navidad a mis clientes y amigos.

Solía hacer una a una las felicitaciones, que gustaban mucho; pero resultaban muy trabajosas al ir aumentando paulatinamente en número. Un par de años después, para facilitar este proceso, tomé la decisión de pintar una Virgen más o menos clásica, fotografiarla y convertirla en mi felicitación navideña.


Acabé realizando una versión de la Madonna, pero entendida como una mujer al estilo del siglo XXI: María se pintaría las uñas, usaría alguna pequeña joya y, por supuesto, se maquillaría discretamente para salir en la foto. Otro tanto le ocurriría al niño, usaría dodotis, comería piruletas y llevaría camisetas con sus iniciales o logotipos. 


Ese primer esbozo de Virgen me lo pidió mi madre, como siempre hacía con todas las que pinto. Sin embargo, la obra que ejecuté la siguiente Navidad, para una exposición solidaria a beneficio de Cáritas, la compraron mis amigos Pedro y Bienve para el dormitorio de sus hijos, Rodrigo y Gonzalo. Al saber que los niños le rezaban a su Virgen Guapa, ellos fueron los que la bautizaron, me animé a llevar este concepto más allá. Así, poco a poco, fue surgiendo la serie de mis Vírgenes Guapas, que ya están en conventos y monasterios, en este museo, en capillas de hospitales, en varias iglesias y parroquias; así como en manos de algún obispo. 


Debo decir que todas son originales y diferentes, al igual que ocurre con las fotos que se hace uno, nunca resulta igual de favorecida y se aprecian los cambios de estilo y moda con el paso del tiempo. Calculo que ya irán pintadas unas 2.000, repartidas por el mundo y adquiridas por personas de varias culturas, desde árabes a centroeuropeos, taiwaneses o chinos, creyentes o no creyentes. 


Decirte, por último, que los beneficios recaudados son destinados a Caritas, para sus diferentes proyectos, o a alguna obra social concreta que llega a nuestros oídos. Espero que te gusten, ya que hay una Virgen Guapa para cada persona.


A pesar de que MARIA MUSEUM VISITAT se trata de una muestra individual he contado con la colaboración de otros artistas, todos ellos altamente implicados con el proyecto solidario de las Vírgenes Guapas, por lo que podemos definir esta exposición como una suerte de “instalación colaborativa”.


Paco Sánchez


Díptico de la Exposición:



sábado, 6 de mayo de 2017

DONACIÓN AL MUSEO



Hoy, sábado 6 de mayo, el Museo Santa Clara ha recibido una importante donación de la familia Álvarez Bustamante.

La pieza más importante es el manuscrito titulado “Protocolo General de toda la Hacienda, que al presente tiene este convento de la Cruz de Cristo de esta villa de Zafra…”. Un libro encuadernado en madera encorada con cierres de bronce, que consta de 1.908 páginas numeradas, más índices y dos hojas miniadas en su inicio. Está fechado en 1746.

Así mismo, la donación incluyó tres documentos sueltos: el “Título de Provisor de Causas y del Número a favor de D. Matías Sánchez Bolaños”, 1807;  una "Carta del Convento de la Cruz al Definitorio", 1830; y una nota del "Arrendamiento de la tierra del Valle del Monje", 1827.

Desde el Museo Santa Clara agradecemos a la familia, especialmente a María José y Guadalupe Álvarez Bustamante, su generosidad al compartir con la ciudad de Zafra estas piezas documentales que su familia ha conservado durante décadas y desean compartir con sus conciudadanos a través del Museo.

 

MENCIÓN HONORIFICA AL MUSEO (II)



Anoche en Las Tenerías, donde el Museo recibió una mención honorífica por sus diez años de trayectoria pública. 
Desde aquí nuestro agradecimiento a los Coros y Danzas El Castellar de Zafra. 
Fotos de Mendez Zama